Adriana Ablin

adrianaAblinLaisla1

adrianaAblinLaisla2

adrianaAblinLaisla3

adrianaAblinLaisla4

adrianaAblinLaisla5

adrianaAblinLaisla6

adrianaAblinLaisla7

adrianaAblinLaisla8

adrianaAblinLaisla9

adrianaAblinLaisla10

adrianaAblinLaisla11

adrianaAblinLaisla12

adrianaAblinLaisla13

adrianaAblinLaisla14

adrianaAblinLaisla15

adrianaAblinLaisla16

adrianaAblinLaisla17

adrianaAblinLaisla18

adrianaAblinLaisla19

adrianaAblinLaisla20

adrianaAblinLaisla21

La isla

Comencé esta serie a partir del encuentro con el paisaje de Isla Victoria, en Bariloche. Un poco guiada con imágenes fotográficas que tomé allí y otro poco a partir del registro propio de la memoria, una mezcla confusa de ambas cosas, me permitió acercarme intuitivamente a la idea de la luz, uno de los problemas fundantes de la pintura.
Ocurre que la memoria muchas veces se desdibuja y se reinventa, lo mismo pasó con esta serie, por momentos, ese bosque también se desdibujaba para dejarle lugar al ritmo, a la vibración, como una especie de lluvia musical, una trama revoltosa e insistente de hilos de color. Trato de rescatar del paisaje un enfoque sensible, quiero salvar cualquier automatismo, borrando detalles para producir una impresión general.
Siempre me sedujeron los bosques por su cualidad inasible, por su espesura. Ligo al bosque con una especie de santuario, un lugar de reflexión misterioso y hostil.